José Antonio Lago

POR EXTRAÑO BOSQUE

Alcé mis ojos

y sólo conseguí ver

triple oscuridad.

Entonces, descubrí que caminaba

por extraño bosque:

muy lejos del país

donde se expande techo

la imborrable luz.

Así, que opté por anudar

- bien fuerte -

mis pies al aire

y encomendarme a sus pasos.

PARA ASESINAR A LA POESÍA

Para asesinar a la poesía

solo tienes que escribir

un mal poema.

Entonces, ella

se desangrará por uno

de sus infinitos costados.

Pero descuida

porque, antes de cerrar los párpados

en su lecho de muerte,

te eximirá de toda culpa.

Aunque para los buenos poetas

seas, de por vida,

un criminal.

MADURACIÓN

Con lo que tenía escrito

creía

haber sobrepasado la cima

de la más alta montaña.

Pero, como una fruta

lista para ser degustada

con todo su jugo,

debía alcanzar, aún,

real maduración

para merecer

su parcelita de cielo.

EMBRIAGUEZ

Del alcohol

manaba el poema:

el aliento

del poema.

Bebía

para escribir.

Escribía

para seguir bebiendo.

Yo,

un borracho

que contaba

su verdad más sobria

noche arriba

luna abajo...

Yo,

un ermitaño

en pleamar constante:

catapultado

desde una falsa primavera

en que leía a Bukowski.

EL SOLITARIO

No tuvo más patria

que la soledad.

Se quedó ciego

de leerla.

José Antonio Lago. Santa Clara, Cuba, 1972.

Licenciado en Historia por la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas. Tiene publicado el poemario "Viaje", con el que obtuvo el Premio de Poesía Emeterio Gutiérrez Albelo, 2017, y la antología "Sin mar por medio", de poetas canarios y cubanos, Editorial Nace, 2020, como coordinador, junto al poeta canario Antonio Arroyo Silva. Poemas suyos aparecen publicados en diversas revistas y antologías en España, Cuba, Estados Unidos y México. Reside en el Puerto de la Cruz, Tenerife, desde el año 2000.